La Ansiedad Infantil "Una limitante silenciosa".


La ansiedad infantil es uno de los padecimientos más difíciles de identificar por dos situaciones principalmente:

1) Los niños que sufren de ansiedad normalmente son niños perfeccionistas y bien portados, por lo que tanto en casa como en colegio aparentemente no tienen ninguna dificultad para adaptarse a las normas y exigencias de su medio, sabemos que se preocupan por hacer las cosas bien y por obtener el aprecio y reconocimiento de su entorno, pero como adultos no somos conscientes de la carga de estrés y auto exigencia de la que viene dotada dicha autoexigencia.

2) Por otro lado el término ansiedad se encuentra mal interpretado en nuestra sociedad ya que cuando hablamos de un niño ansioso es común que imaginemos a un niño inquieto, movedizo y que se comunica a gritos y berrinches, sin embargo el perfil de un niño con ansiedad es totalmente lo opuesto; son niños sumamente callados, quietos y algunas veces introvertidos, que evitan situaciones de competencia y tienen ciertas dificultades para adaptarse a los lugares nuevos y a los cambios de rutina, son niños que atienden indicaciones de forma literal, buscan la guía y retroalimentación constante de su entorno y viven cualquier equivocación como un gran fracaso evitando a toda costa volver a pasar por una situación similar.

Muchas veces la ansiedad suele generar en el niño problemas de dispersión y falta de organización en sus actividades cotidianas por lo que es común que me canalicen a evaluación psicodiagnóstica, niños con un alto índice de ansiedad cuya problemática aparente es que presentan “dificultades de atención” en el colegio.

Otra de las manifestaciones más comunes de la ansiedad es la somatización, término que se utiliza cuando el menor reporta frecuentemente síntomas como mareos, dolor de cabeza, enfermedades respiratorias, alergias, padecimientos dermatológicos y enfermedades gastrointestinales. Sin una causa física aparente, muchas veces los pediatras detectan que el origen de dichos síntomas es emocional y refieren a la familia a orientación psicológica, pero es importante que los padres de familia observen la frecuencia de los síntomas ya que si a pesar de seguir un tratamiento médico el niño se sigue sintiendo enfermo puede ser una manifestación de ansiedad o angustia prolongada.

Muchas veces como papás pensamos que con el tiempo la ansiedad va a desaparecer y la seguridad en nuestros hijos vendrá mientras ellos crecen, ese es uno de los grandes mitos de la educación lo que sucede en el caso de la ansiedad infantil es que el niño conforme va madurando va adquiriendo una personalidad ansiosa que año con año va limitándolo más a desenvolverse adecuadamente en su entorno social y académico.

Recuerden papás que es muy importante recibir orientación respecto a este tema y sobre todo que sus hijos sepan lo que sucede con ellos cuando se encuentran en una situación de estrés emocional y tengan los recursos personales para poder manejar dichas dificultades, ya que cuando un niño aprende a manejar sus ansiedad suelen desplegar sus talentos y virtudes sin temor.

Como padres es importante atender sus necesidades emocionales al igual que sus necesidades básicas, no posterguen la oportunidad de que sus hijos vivan una infancia alegre y sintiéndose seguros de ellos mismo y de su entorno.

Maestra Psicóloga Karina Martínez Vázquez

Psicóloga Infantil

Directora Atma Kids

Actividades Sugeridas:

Evaluaciones Psicodiagnóstica y Taller Tranquilízate Módulo Manejo de Ansiedad.

#ansiedad #niños #educación #diagnóstico

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Me interesa un curso

© 2015 by ParadigmaMX