CÓMO AYUDAR A UN NIÑO QUE HA SIDO ABUSADO SEXUALMENTE


Cualquier menor está propenso a algún tipo de abuso, pero sobre todo aquellos que se consideran más vulnerables ya sea física o emocionalmente o aquellos que no cuentan con una relación cercana y de confianza con sus seres queridos y prefieren callar muchos de los sucesos importantes que les pasan día con día, al no sentirse escuchados o simplemente por temor a ser reprimidos o juzgados.

Si como adulto has detectado o sospechas que un menor ha sido abusado sexualmente lo más importante es no presentar de inmediato muestras de angustia delante del niño.

Hay que tomar en cuenta que normalmente el abusador es una persona afectivamente cercana al menor, es por eso que logra accesar a su intimidad tomando un rol de amigo o confidente, esta es la razón principal por la que la mayoría de los niños callan lo sucedido, para no traicionar la confianza de quien supuestamente “los quiere”. Otra de las razones por las que un menor no denuncia un abuso es porque aún no tiene consciencia ni conocimiento pleno de la sexualidad o de lo que implica un acto sexual. Muchas veces los abusos se presentan a muy temprana edad y es por ello que el menor lo identifica como un abuso años después cuando atraviesa por la pubertad o adolescencia.

Conociendo un poco de lo que sucede en la mente y el corazón de un menor al estar expuesto a un abuso sexual es importante que como padre o adulto no lo juzgues ni abrumes con preguntas en forma de interrogatorio.

Por el contrario puedes apoyarlo con preguntas abiertas o con frases que denoten interés de tu parte y empatía para lograr que el menor se exprese con libertad. Frases como: “¿quién hizo eso?”. “Cuéntame más…”, “¿Qué pasó después?”, “¿Cómo pasó?”. Mostrando un tono de voz y un lenguaje no verbal tranquilo y receptivo.

Es fundamental que una vez que un niño haya hablado o expresado algún dato relacionado a un abuso sexual se le brinde todo el acompañamiento emocional buscando ayuda profesional con un psicólogo infantil y que de la misma manera como familia y como padres busquen mayor orientación para tratar y trascender este tema de la mejor manera posible.

La mayoría de los niños que han vivido un abuso sexual se sienten avergonzados, culpables, angustiados, confundidos y dicha experiencia si no se expresa y se asimila con el acompañamiento de un profesional suele ser muy difícil de sobrellevar, dejando afectaciones importantes en su desarrollo.

Un punto importante es que el menor comprenda que él no ha sido culpable de nada y que como padres siempre van a estar para él, para escucharlo, cuidarlo y comprenderlo.

Luego de una experiencia de abuso el menor puede tener manifestaciones de ansiedad tales como pesadillas, terrores nocturnos, insomnio, enuresis, irritabilidad, nerviosismo, llanto incontrolable, precocidad.

Dependiendo del alcance del abuso podría ser necesario realizarle al niño un examen físico y por supuesto que asista a un tratamiento psicológico.

El abuso sexual infantil es un suceso que acontece con mucha frecuencia en nuestra sociedad y afortunadamente cada vez se habla más del tema para sensibilizar y orientar a las familias, sin embargo algunas veces como familia pueden sentirse avergonzados o atemorizados por lo acontecido y no buscan ayuda profesional intentando abordar y solucionar el tema sólo de forma interna o prácticamente “secreta” dentro del mismo hogar, confiando en que con el tiempo este acontecimiento pasará al olvido, situación que muchas veces empeora el cuadro emocional en el menor.

Por ello es importante que el niño sea tratado por un psicólogo infantil que le ayude a trascender el trauma, así como también que tenga la oportunidad de expresar lo sucedido y las emociones que esta situación le puede generar.

Recuerda que el silencio y la evasión normalmente suele empeorar el cuadro no sólo para el niño que ha sido abusado sino para toda la familia.

El abuso sexual infantil suele repetirse generación tras generación en una familia cuando no se expresa, no se confronta y por lo tanto no se sana. Recuerda que aquello que no se trasciende tiende a repetirse por eso como padre es importante que más allá de lo doloroso que puede ser afrontar una situación de abuso sexual con tu hijo, lo acompañes y lo atiendas profesionalmente para evitar que esta semilla de abuso perpetuándose en el tiempo.

Si requieres mayor orientación en el tema ¡No dudes en llamarnos!

Mtra. Psic. Karina Martínez Vázquez

Directora General

Centro de Desarrollo Infantil

Atmakids


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Me interesa un curso

© 2015 by ParadigmaMX